Algo para compartir

>>  domingo, 2 de agosto de 2009

Te dormiste sobre mi.

Sólo el murmullo de tu respiración te recordaba, porque el sueño se vive sola y tiene su propia música. Hecha de sábanas y susurros. De algunas palabras y de muchos silencios.

No soñé contigo, porque yo sueño contigo cuando estoy sin ti.

No sé con quién soñaste tú, posiblemente a kilómetros de distancia, posiblemente, a algunos cuerpos de distancia.



No me dormí sobre ti.

Pude atraparte justo en el momento en que, como estela del cometa, pasabas frente a mí. Y como estela seguiste tu camino. Y el atraparte fue solo intentar coger el arcoíris con las manos.

Probablemente, sólo te tendré esta noche. Crees que duermo. El tuyo es el único sueño del que disfrutaremos esta noche. Tú durmiéndolo, yo velándolo.

Y no te contaré, mi querido cometa, que, justo este, fue el deseo que, al verte, pedí.





Besos, queridos fantasmas

2 comentarios :

nana 2 de agosto de 2009, 8:38  

los sueños hay que hacerlos realidad porque la vida es muy corta...

como siempre una entrada genial nena, me encanta leerte... lo echare de menos estos dias que me voy fuera...

un besito nena!

Candela 2 de agosto de 2009, 21:19  

Un placer verte a tí, nana.

Te echaré de menos estos días.

Ah, gracias por ser nuestra nueva seguidora.

Besos, guapa.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP