Soledad

>>  viernes, 21 de agosto de 2009


No me pasa nada, salvo que la vida se me hizo grande, y no alcanzo a mirarla a la cara. Ni al culo.
Podría decir que es él el que hizo que me pasase esto que no me pasa. Pero sería una excusa fácil. Porque yo sé que sólo soy yo la que me hace esto que no me pasa, pero que duele tanto.
Me drogo para olvidar lo que no me pasa, y vomito la vida que se me queda atragantada como si la engullera a grandes trozos mientras miro con ojos de estar en otra parte, en otra parte distinta de mí.
Me hablan como se habla al eco, sin esperar respuesta, porque hablarme es monólogo de silencios, porque, a mí, las palabras, me nacen muertas.
A veces, me río con la risa prestada, porque no recuerdo cómo sonaba la mía, antes, antes de saber que el calendario no pone número a los días, sino a las noches.
A las noches sin ti.

18 comentarios :

LaEsperada 21 de agosto de 2009, 9:55  

Hace tiempo que no hablamos. Te llamo mañana.
Besos

El Traste Nº 27 21 de agosto de 2009, 11:36  

Espléndido.

¿Has escrito algún libro?
Porque si es así desearia adquirir un ejemplar, de veras, escribes como los ángeles.

Un saludo.

Javier 21 de agosto de 2009, 11:45  

La soledad tiene muchas caras, muchas formas, muchas consecuencias... pero sólo un culpable, tú.

Un beso

Candela 21 de agosto de 2009, 12:18  

Esperada: Vale, guapa.

Traste: Eres un cielo. No, nunca he publicado nada porque nunca escribí nada hasta que empecé el blog (salvo algunos poemas). De todas formas, no tengo ni la más remota idea de cómo se hace eso de publicar. La forma que se me ocurre, que es enviar cuentos a concursos y esas cosas, me da una pereza infinita.
Por ahora, y hasta que se me ocurra una forma mejor (o me la digáis vosotros, queridos fantasmas), soys vosotros mi escaparate al mundo.

Javier: Qué me gusta cada vez que te veo.

Besitos, chicos.

Thot 21 de agosto de 2009, 12:28  

Desde luego que difícil es a veces volver a empezar, nos engulle la soledad de la que habla Javier... sí, somos culpables, de haber amado, y que nuestra vida -al menos durante un tiempo sin medida- se nos haya ido con esa persona!

Volvemos a la realidad -en su sentido más laxo-, viéndola pasar, a veces disfrutándola hasta "con esa risa prestada", pero no te llena, no te encuentras... no lo olvidas, siempre está presente!

Besos

Candela 21 de agosto de 2009, 14:37  

Querido Thot, que "sentío" te noto hoy ;-)

Besos, guapo.

Candela 21 de agosto de 2009, 14:40  

Tenemos a dos nuevos fantasmas. Son Paull y Rebelde. Lo curioso de estos fantasmas es que son portugueses.

Yo estuve estudiando portugués por mi trabajo, aunque no sé mucho, sí que os entiendo bien. Me iba a gustar un comentario en portugués ;-)

Muchos besos, y muchas gracias por tener el detalle de quedaros por aquí.

Eowáthiel 21 de agosto de 2009, 15:41  

Me he sentido tantas veces así...Es curioso lo lejano que se ve después...

Muack!

zayi 21 de agosto de 2009, 18:30  

...
buen post...
muy "actual"...así estamos.
Besitos.

Moira 21 de agosto de 2009, 19:35  

Hola Candela.

Me encantó el relato. Quería preguntarte si compartirías con nosotros algún poema de los que has escrito. Tengo mucha curiosidad!!

Un beso, y buen fin de semana.
Moira

Thot 21 de agosto de 2009, 21:30  

Hola! pues sí, algo "sentío" jajaj, eso es del sur!. Es lo que pasa cuando uno profundiza en su interior ;)

Besos

nana 21 de agosto de 2009, 23:30  

hay momentos de soledad que sirven para madurar y valorar lo que realmente importa, momentos para reflexionar sobre los errores y los aciertos.

un besito guapa!

Fidji 21 de agosto de 2009, 23:58  

Como decía Neruda "es tan corto el amor y tan largo el olvido"

Un abrazo

Fidji

(habia posteado hace un rato, pero al parecer dio error)

Neogeminis 22 de agosto de 2009, 4:16  

La soledad suele ser una perfecta musa inspiradora para grandes y emotivos textos. Éste es un ejemplo!

un abrazo!

Candela 22 de agosto de 2009, 9:22  

Eo: Las personas tenemos incapacidad de recordar los sentimientos, todos ellos, los buenos y los malos. Supongo que es por autodefensa. Cuando nos enamoramos, sentimos que sea la primera vez. Cuando nos duele algo, pensamos que nunca nos dolió algo tanto como ahora. A mí me gusta atrapar sentimientos. Juego, a veces, a transmitir un sentimiento con palabras, intentando, a contranatura, que nuestro cerebro no nos juegue la mala pasada de borrar nuestras experiencias.

Zayi: Huele otra piel. Al principio, tu cuerpo se resiste al cambio. Pero la evidencia se impone, y la memoria va pasando página.

Moira: A ver qué encuentro por ahí, cariño.

Thot: Eso le dices a las mujeres para que piensen que eres un hombre tierno, a que sí? :-P

Nana: Sí, tienes razón. Lo que pasa que, en el estado en que relato en el post, ni se madura ni nada, sólo se sufre. Si acaso, la maduración vendrá después.

Fidji: Me alucina Neruda.

Neo: Me gusta que te guste, pero no fue mi soledad la que me inspiró, sino la de una conocida, y mi facilidad para meterme en la piel de otro.

Besos a todos, compañeros de viaje.

Joseba Morales 22 de agosto de 2009, 11:57  

mmm... dejando a un lado la soledad, el resto de fantasmas han dicho todo lo que habia que decir, voy a detenerme en las peazo fotos que escoges para acompañar a tus post. ¡¡son geniales!! :D xica, me encanta el gusto que tienes para dejar el blog taaaaaan elegante¡

Un besote¡¡¡

Candela 22 de agosto de 2009, 12:41  

Joseba, cariño, no sabía yo de mi gusto estético.
A ver si va a ser la pluma... ;-)

Besos, guapo.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP