El dedo de dios

>>  domingo, 23 de agosto de 2009


- Esa raya en el cielo, la hizo el dedo de dios.
- Tú cómo lo sabes?
- Porque lo he visto.
- Y porqué nunca lo veo yo?
- Porque dios no quiere que le veas tú.
Ángeles miró al cielo, intentando encontrar el dedo de dios. Mencía, le sonreía de medio lado, como siempre que le demostraba que a ella no la quería dios.
- Qué crees que debería hacer para ver a dios como tú?
- Quizás un sacrificio.
- Y eso qué es?
- Eso es darle a dios algo que tú quieras mucho.
- Como qué?
Mencía miraba al bebé que tenía delante. Era regordete. Bastante fastidiosa. Desde que nació el bebé Ángeles apenas salía a jugar. Le gustaba hacer de mamá. Mencía pasaba muchas tardes sola, con las muñecas. A ella no le gustaba estar sola.
- Pero yo no sé dónde está dios.
- En todas partes, no oíste al cura?
Ángela, quería ver a dios. El mes pasado se cayó un hombre al tajo. Ahora, está con dios, dijo su madre. Sí, quizás allí estuviera dios.

9 comentarios :

Neogeminis 24 de agosto de 2009, 4:03  

Ni quiero pensar en el posible desenlace!...la crueldad en estado puro no tiene edad!jejeje

que tengas un buen inicio de semana!
Un abrazo!

Eowáthiel 24 de agosto de 2009, 12:25  

Me gusta! Yo alguna vez también he querido matar a algún niño fastidioso. Como a las moscas.

Pues lo de dios es curioso. Deberían hacer la típica película de miedo de fantasmas, pero en lugar de fantasmas, que se aparezca dios. O jesucristo, que daría más miedo con sus pintas de yonki.

No?

PAA 24 de agosto de 2009, 13:46  

Inquietante... me gusta
bss

Candela 24 de agosto de 2009, 16:52  

Neo: Es que, a veces, los niños dan miedito. Buena semana a tí también , guapa.

Eo: Pos no sé si veníais ya de casa así de irreverentes o yo he tenido algo que ver ;-) Un día nos va a venir el foro de la familia y nos va a trolear el blog.

PAA: Si es que todos tenemos un lado oculto.

Muchos besos, chicas.

Javier 24 de agosto de 2009, 21:34  

Se la ha jugado Mencía con lo del sacrifico. Angeles podía haber pensado en ella para el sacrificio... arriesgado.

Un beso

Eowáthiel 24 de agosto de 2009, 22:49  

Yo vine así de fábrica.

En fin, voy a dejar de decir sandeces de una vez :P

Candela 24 de agosto de 2009, 22:57  

Javier: Peligrosa sí que parece esta Ángeles.

Eo: Me encantan tus sandeces. Esto me recuerda a que, cuando yo era pequeña, estaba en un cole de monjas, y, como yo era muy buena (sí, chicos, lo demás vino después), me obsesioné con la idea de que tenía que empezar a ser mala no fuera que terminara viendo a dios como Santa Teresa, que me daba un miedo de muerte. Ya ves.

Besos, chicos.

Joseba Morales 24 de agosto de 2009, 23:16  

Me gustó mucho, pero me dejó un mal rollo en el cuerpo... entre inquietante y yo que sé... joe, que mala leche¡XD (o será que el mal rollo está en mi cabeza?? :S)

Abrazos¡¡

Candela 25 de agosto de 2009, 11:45  

Eso pretendía, cariño. Besotes.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP