A partir de hoy

>>  martes, 1 de septiembre de 2009



Me casé demasiado joven.
Dicen que la vida pasa por delante de tus ojos cuando te vas a morir. Eso será cuando pasa y tú no le has pedido que pase. Hoy, he cerrado los ojos y le he cedido el turno a los recuerdos.

Otros tiempos. Otra mujer. Virgen, como manda la iglesia. Virgen, como el color de mi vestido, que yo misma me hice por no poder pagarlo. Virgen, como no podía ser de otra forma, porque si no eras virgen eras puta, y las putas no se casan.
Mis hijos vinieron porque así era la vida. Nunca pensé si quería o no hijos. Eso se piensa hoy. Quizás, si lo hubiera pensado antes, no los hubiera tenido. O no a todos. No debería siquiera pensar esto. Las madres no piensan así.
La decencia. Vivir para los demás. Obedecer. Servir. Ser una buena esposa. Una buena madre. Una buena hija.
No sé si me gusta lo que he vivido.
Si ahora, a mis 80 años, empezara de nuevo, supongo que viviría una vida distinta. Quién puede saberlo.
Sólo sé que todo lo que yo conocí acabó, y he tenido la suerte de darme cuenta.

Al abrir los ojos, veo mi cuerpo tumbado, en la playa.
He venido a una nudista.
Mi cuerpo cansado de tantas batallas está quemado por el sol y las gotas del mar brillan sobre él como las joyas que nunca tuve.
Un hombre pasa por mi lado. Me sonríe. Creo que es algo más joven que yo. Está desnudo, como yo. Creo que desea preguntarme algo.
Yo deseo preguntarle si le gustaría escuchar el resto de mi vida.
El resto de mi vida, a partir de hoy.


Besos, queridos fantasmas.

18 comentarios :

Jose Antonio 1 de septiembre de 2009, 13:43  

yo tambien renaceria y cambiaria, pero el coco que no me lo cambien

Diamonique ,  1 de septiembre de 2009, 13:57  

Precioso relato como siempre :)

¿Cuáles serán mis pensamientos si algún día llego a los 80?

Siempre he luchado por escapar de lo que se esperaba de mí como mujer y aún no sé cuál será el resultado cuando llegue a la edad de la protagonista de tu relato, pero me ha entrado un poco de miedo :S

Candela 1 de septiembre de 2009, 15:21  

Creo que has expresado muy bien lo que era la vida de nuesttras abuelas, el no plantearse tener hijos y el ser o virgen o puta.
-(La otra Candela)-

Candela 1 de septiembre de 2009, 19:24  

Chirri: Me alegra mucho verte. Ya te echaba yo de menos.

Diamonique: Ya me contarás ;-)

Candela (alter ego): Sí, es cierto, un corse del que era imposible salir.

Besos, chicos.

anna 1 de septiembre de 2009, 19:28  

Por desgracia muchas mujeres no pudieron ni siquiera plantearse que querian, pero yo con solo 35 años me doy cuenta que tampoco pude hacer lo que queria y que a dia de hoy no disfruto de lo que tengo. Quiza por la educacion de mis padres tuve que pagar yo por sus errores, pero ahora como hago yo para cambir una vida que no siento mia y que me arrastra cada dia a un vacio.

Besos

anna 1 de septiembre de 2009, 19:28  
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Candela 1 de septiembre de 2009, 19:44  

Anna: Me entristece lo que dices. El relato tiene un mensaje de esperanza. La protagonista llega a la conclusión de que su vida le pertenece, y comienza a disfrutar de ella. Ella tiene 80 años, tú eres una niña a su lado. Disfrutalo.

Besos, preciosa.

Candela 1 de septiembre de 2009, 19:45  

(ejem... ese comentario no lo he borrado yo :-P )

Eowáthiel 1 de septiembre de 2009, 20:31  

Ese relato da que pensar. Está muy bien hacernos pensar sobre eso, ya que el tiempo se pasa volando.

Muack!

*** ~~........ALEJANDRA........~~*** 1 de septiembre de 2009, 23:03  

hola ...soy nueva en este blog...llevo varios dias paseando por el , solo quiero decirte que muchas felicidades...creo que me voy a volver adicta a el...me encanta tu ultimo post, es cierto ...se tenga la edad que se tenga lo importante es poder volver a empezar, cambiar el destino que ya parecia escrito.

Candela 1 de septiembre de 2009, 23:50  

Sí. Crecer, avanzar, y disfrutar de todo lo bonito de la vida, que es mucho.

Besos a ambas.

Neogeminis 2 de septiembre de 2009, 0:15  

El tema de este relato es parecido al de un cuento que aún no termino. Creo que las mujeres de antaño, forzadas a ser de una determinada manera debieron enfrentarse al mundo por obligación y sin poder optar. Hoy mismo, mujeres de otras culturas (sobre todo) deben seguir haciendo eso: adaptarse sin chistar y simplemente aguantar...terrible destino que pisotea los más elementales derechos. Lo de ser nudista a los 80...jajaja eso no se me hubiese ocurrido! ajjaaj

un abrazo.

LaEsperada 2 de septiembre de 2009, 1:26  

Está bonito. Y el advanced? :P

Joseba Morales 2 de septiembre de 2009, 2:08  

El relato que mas me ha gustado con diferencia, duro pero esperanzador. :)

Me encantan¡ hasta para adaptarlos a comic :D

Besotes¡

Candela 2 de septiembre de 2009, 9:26  

Neo: :-) Es lo bonito de que seamos tantos. Aportamos distintos puntos de vista.

Esperada: Cielo, si consigues aprenderte las dos guías (y no hablo de la teoría, sino de saber ponerlas en práctica), me meto a monje tibetano :-P

Joseba: Creo que tú y yo terminaremos hacendo un apaño un día de estos. Javier, no te pongas celoso, que contigo también me puedo apañar ;-)

Besos, chicos.

PAA 2 de septiembre de 2009, 10:04  

No creo que sólo las mujeres de antaño estuviesen atadas a una vida, lo único que antes sólo había una opción, hoy seguimos atadas a ciertos estereotipos o patrones, lo único que es más fácil pararse y cambiar de rumbo. Lo que más me ha gustado del relato es que no importa cuando, lo que importa es despertar y tener la valentía para afrontar la vida.

Alury 2 de septiembre de 2009, 17:25  

Nunca es tarde para que hoy sea el primer día del resto de mi vida... (como decía Kevin Spacey en American Beauty)

Un beso!!!!!

Candela 2 de septiembre de 2009, 19:44  

PAA, Alury, sí, siempre estamos a tiempo de enfrentarnos a nuestra propia vida.

Por cierto, hay una peli francesa encantadora, que, bueno no trata de este tema exactamente pero sí de momentos interesantes de la vida de cada uno de los protagonistas y de cómo los enfrentan. Os la recomiendo. Es "El primer día del resto de tu vida".

También os recomiendo el libro: "Mis putas tristes", de García Marquez. Habla de un momento curioso en la vida de un hombre de 90 años. Y digo curioso porque se enfrenta a la vida de igual forma que si tuviera 15 años. A mí me sirvió para aprender que estamos vivos mientras que deseemos estarlo. Y, en nuestra mano esta desearlo siempre.

Besos, queridos fantasmas.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP