Su historia

>>  sábado, 25 de julio de 2009

Se conocían de toda la vida.
Por eso Abel se pregunta cómo no se había fijado antes en los pequeños puntitos castaños que tenían sus ojos verdes. Y en cómo brillaban cuando se emocionaban. Los ojos, y ella.
Tampoco reparó en sus manos. Cómo pudo no verlas? Eran suaves, eran dulces, eran hemosas, a veces, incluso crueles, cuando, permaneciendo a su lado, ignoraban su necesidad de la caricia.
Cómo no se fijó en lo bien que olía. Por las mañanas a romero. Por las tardes, olía como las naranjas y los limones. Olía a azahar. Y de noche? No había conseguido olerla aún de noche. A dama. Seguramente, sería una gran dama de noche.

Se conocían de toda la vida.
Cómo Cecilia no había reparado en él?
Su sonrisa. Cuando sonreía se le formaban unos hoyuelos encantadores. Y le lloraban un poco los ojos. A ella, le daba ternura esa lágrima de felicidad.
Era fuerte. Tenía unos brazos grandes. Como para levantarla a ella. Como para hundir la cara en esos días en que el mundo no parece ser un buen lugar para quedarse.

Ahora, que se habían descubierto, escribirían, entre ambos, su gran QUIZAS.



Besos, queridos fantasmas.

12 comentarios :

Zayadith Hernández 25 de julio de 2009, 12:21  

ASÍ SON LAS COSAS...A VECES DESCUBRIMOS COSAS QUE EN 15 AÑOS NO HABÍAMOS VISTO...ESO DE REENAMORARSE ES COMPLICADO...
BESITOS.

Neogeminis 25 de julio de 2009, 15:27  

Hola! hace unos días descubrí tu blog tan particular por el concurso de la blogoteca y suelo venir a curiosear. Me encantó este post. Te felicito.


un saludo desde Argentina.

LaEsperada 25 de julio de 2009, 15:46  

Sólo pasé para saludarte. Bonita historia.
Besos!

KI 25 de julio de 2009, 17:35  

El gran quizás... Cuando se descubren, por fin, y aparecen detalles llamativos que los enlazan sin habérselo propuesto...

Besote Cande :)

Candela 25 de julio de 2009, 23:47  

Gracias por enlazarme, Neo.

Esperada, disfruta de tu viaje. Ya me contarás.

Sí, KI, el descubrimiento de lo que nadie más ve. A veces, demasiado bonito para ser cierto.

Besos, chicos.

Seph~ 26 de julio de 2009, 15:48  

Tanto tiempo para darse cuenta de algo. Cuánta razón. A veces las cosas están delante, quizás demasiado delante, y por eso no las vemos.

Bonito blog, enhorabuena.

Deprisa 26 de julio de 2009, 20:16  

Las personas tenemos una serie de detalles que nadie oercibe aunque pase una vida a tu lado. Hasta que se enamoran de nosotros.

Me ha encantado ;)

Saludos,
Deprisa

Candela 26 de julio de 2009, 23:05  

Seph, Deprisa:

Un placer daros la bienvenida en mi universo de fantasmas.

Besos.

Arwen 28 de julio de 2009, 9:41  

Precioso relato Candela!, el mundo se nos queda pequeño cuando surge el amor.

Un besito y enhorabuena por él. ;)

Arwen

Candela 28 de julio de 2009, 15:34  

Bienvenida, fantasma Arwen. Nos gustan las personas que sueñan. También los elfos ;-)

Besos.

nana 28 de julio de 2009, 22:30  

genial! es la verdad... hay cosas en las que ni nos fijamos pero que son detalles bien hermosos y por los cuales valen la pena las pequeñas cosas... las que hay que valorar.

gracias por escribir tan bien y sobre todo por hacer reflexionar en tan pocas frases...

un besazo enorme guapa!

Candela 28 de julio de 2009, 23:07  

Besos a vosotros, mis fantasmas.

Me hacen feliz vuestras palabras.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP