El caballero

>>  jueves, 9 de julio de 2009


Soy la persona menos romántica que conozco.

Le tengo aversión al día de los enamorados. A los corazones. A los bombones rosas. Al rosa en general. A las cajas de bombones con forma de corazón. A los ramos de rosas rojas. A los te quiero con música de fondo. A que te escriban una poesía (dios, eso, lo peor). A que además te la lean. Y después de llevar aguantado el tirón, te pregunten si te ha gustado. A las palabras de cariño absurdas: “churri”, “melocotoncito”, “ranita”…A las pelis de Meg Ryan. A las casitas de muñecas (no sé si son románticas, pero les tengo tirria igual). A las niñas con lazos (viene estando en el mismo lote que las casitas de muñecas). A las personas que pierden su nombre cuando tienen hijos y pasan a ser, el uno para el otro, papá y mamá (sí, decididamente, esto sí me suena a romántico). A la tuna. A las tiendas de novias…

Hoy, salían un señor mayor y una señora de la misma edad, de rehabilitación. Parecían tener unos 70 años, aunque mi habilidad para calcular edades es nula.
Él era pequeño. Nunca habría sido muy grande. Delgado. Casi sin pelo ya. Le pesaban los años más que otra cosa, y parecía que se hubieran subido todos a su espalda.
Ella, algo entrada en carnes. Su andar, cansino. Su mirada, en él.
Salían enlazados. Como dos novios. Como dos enamorados. Él parecía protegerla, de no sé qué imaginario dragón, porque hubiera bastado un soplo de aire para tumbar al galante caballero. Ella se sentía protegida. Y se acercaba a su caballero y acompasaban su paso. Como un baile. Como hacer el amor.

Y yo, lloré.




12 comentarios :

Sandra ,  10 de julio de 2009, 0:38  

este post también me encantó

me hizo soltar la risa y también una lagrimita...

así es la vida, llena de contradicciones....

besos... (y me muerdo la lengua-o me amarro los dedos- para no decirte palabras dulces)

que estés bien

hasta pronto...

PAA 10 de julio de 2009, 10:17  

Llevo tiempo pasando por aquí, como un fantasma, como tú dices...
Esta vez me animo a escribirte porque me ha gustado mucho tu descripción, me he identificado con el texto.

Un saludo

LaEsperada 10 de julio de 2009, 11:18  

Qué bonito.
Si te sirve de algo también me sale urticaria con el día de los enamorados y con los corazones en general, vomito directamente con la tuna y me dan grima las niñas con lacitos.

No tengo nada en contra de las casas de muñecas, que relaciono con antigüedades y coleccionistas más que con otra cosa.

Una mujer que llame a su amante papá, o viceversa, no me parece nada romántico, me parece la antítesis del romanticismo.

Y no hay nada que me conmueva más en este mundo que una escena similar a la que acabas de contar: una historia de amor que resista a los años, e incluso a la muerte. Aunque eso en mí no supone una contradicción: se puede ser muy romántica sin caer en cursilerías y manidos clichés. En ti el contraste es más llamativo, aunque si no tuvieras ese punto romántico no podrías escribir poesía, ¿no te parece?.

Besos!

Candela 10 de julio de 2009, 12:21  

PAA: Me gusta verte por aquí, fantasma científico.

También una parte de mí es un fantasma científico. Claro que, podríamos decir que tan solo una parte del complicado caleidoscopio que es una persona.

Besos, fantasma, y gracias por el regalo de tus palabras.

Candela 10 de julio de 2009, 12:25  

Sí, pienso como tú. Sin esa parte de sensibilidad no sería como soy. Claro que, demasiado a menudo, me he tenido que enfrentar a la opinión simplista de que lo mío es una coraza para proteger a un gran corazón. No discuto lo del tamaño del corazón, discuto la necesidad de la coraza, mi corazón, además de grande, es bastante borde y se defiende solito.

Besos, guapa.

Entusiasmada 10 de julio de 2009, 19:23  

Me conmociono, algún día quiero llegar a esa etapa en que sigues viendo a tu pareja como si tuviera 25 años aun.

ZAYADITH HERNÁNDEZ 11 de julio de 2009, 17:26  

yo tb soy anti-romántica pero por otras razones, ya no quiero flores ni osos de felpa de nadie ( tengo razones que la razón no entiende pero, que yo conozco), tampoco celebro san valentín y los bombones que me como me los obsequio yo ( o mis peques)...pero tb me emociona ver a una pareja de ancianos abrazarse...
besitos.

Abril Lech 11 de julio de 2009, 18:55  

Lo que yo llamo el amor extendido. Real. Sin cursilerías. Emociona a cualquiera -también a mi al leerlo- porque se trata de un amor real. Lo otro son "representaciones" del amor.

Candela 11 de julio de 2009, 22:27  

Entusiasmada, Zayi, Abril: No sé, chicas.
Yo, a pesar de mis lágrimas, soy bastante escéptica.
Vaya usted a saber las miserias que había detrás de ese abrazo.
Prefiero quedarme con la imagen y, ni siquiera, preguntar.

Besos, chicas.

El pinto 12 de julio de 2009, 18:40  

La vida tiene esas sorpresas, zanjas, tropiezos, silencios, replicas, y de tarde en tarde un poquito de ternura, tan rara que verla nos ilumina. Que dure.
Saludos

Candela 12 de julio de 2009, 23:01  

Besos, pintor.

Te echaba de menos.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP