Triángulos

>>  domingo, 18 de octubre de 2009



El agua del mar resbalaba de mí como una lágrima.
Libre, como yo soy. Desnuda, como me gusta ir vestida.
Salía del mar. Disfrutando. Lento.

En ese momento te vi. Te sentí antes de verte porque tu mirada de hombre me recorría entera. Como una foto de esas que roban el alma.

Te miré. Mi mirada curiosa y retadora. Mi mirada, provocación. Ironía.

La miré. Estaba a tu lado. También ella me miraba. Pero ella, me miraba a los ojos.

Su mirada, curiosidad y reto. Su mirada, provocación. Ironía.

Me tumbé en la arena. Ambas miradas, la tuya y la suya me siguieron.

Cerré los ojos atesorando la suya.

La tuya, quedó prendida de mis caderas.

17 comentarios :

MEL 19 de octubre de 2009, 9:38  

Como decía un antiguo eslógan de Wonderbra: "Mírame a los ojos... he dicho a los ojos"

Un saludo, Candela. Te enlacé en el blog

Jose Antonio ,  19 de octubre de 2009, 10:46  

Me relamo solo de pensarlo

*** ~~........ALEJANDRA........~~*** 19 de octubre de 2009, 11:14  

¡¡¡ que bueno !!! pero tu .... ¿ a quien mirabas ???? y ella ....¿¿¿¿ a quien miraba ??? UUUUFFFFF ¡¡¡ cuanto morbo !!!!!!!!

anna 19 de octubre de 2009, 16:46  

Es curioso relatas acordandote de la mirada hambrienta de una, pero en cambio en ese momento te quedaste con la mirada de la otra.

Entonces me quedo con la duda, que tipo de mujer te debe gustar mas?? Las que explorar y desnudan con la mirada o las que explorar tu interior !!

Besos guapetona.

Hecho de menos tus comentarios

Candela 19 de octubre de 2009, 17:43  

Te me has puesto muy poetica.
Te he dejado un par de memes en mi blog, si te apetece hacerlos.

Eowáthiel 19 de octubre de 2009, 18:50  

Es genial! Nosotras sabemos mirar. Ellos no :

Candela 19 de octubre de 2009, 19:03  

Mel: Bienvenido, nuevo fantasma. Y muchas gracias por enlazarnos. Me has hecho sonreir, es cierto, a mí también me lo recordó.

Jose Antonio: :-)

Alejandra, Anna: Como parece que hay dudas, cuento: Estábamos yo, la primera persona que mira, que es chico, y la segunda persona que mira, chica.
Me miran los dos, yo miro a ambos, pero, evidentemente, me interesa la mirada de ella, por eso la atesoro, anna.

Rebelde: Cierto

Candela: Me pasaré ;-)

Eo: Fue un cruce de miradas de lo más interesante. Que te gusten o no los chicos no cambia el hecho de que seas objeto de su deseo. Eso, a mí, me resulta halagador, aunque, evidentemente, las miradas que me llegan son las de ellas.

Besos a todos, chicos.

Javier 19 de octubre de 2009, 19:30  

Lamentablemente en tus relatos siempre llevamos las de perder los hombres...
Las miradas no se pueden encerrar sólo se pueden recordar y tenerlas impresas en tu memoria.
Una mirada presa perder su brillo igual que un mirlo enjaulado perdera la alegría de su canto.

Un beso

Candela 19 de octubre de 2009, 20:34  

Javier, muy bonito lo que me dices. Aunque, no estoy de acuerdo contigo en que lleváis las de perder los hombres. La forma en la que se desarrollan mis relatos les hace tener una carga erótica muy fuerte a la sensibilidad masculina. Así que no creo que salgáis perdiendo, mas bien ganando.

Anna: Al releerte me he fijado en que no te había respondido sobre mis gustos en tema de mujeres. Las profundas (o sea, las que se dedican a mirar interiores) me aburren soberanamente. Prefiero que me mire las tetas a que me haga un estudio de mi personalidad. Ya le dejaré yo ver la parte de mi personalidad que me parezca bien, caso que me parezca bien. Si no, que disfrute las tetas, que para eso están.

Besos, chicos.

zayi 20 de octubre de 2009, 0:50  

...Hay hombres que miran más allá de las caderas...esos son los que se quedan...seguro que ella miraba más bonito porque es la que ha ganado.
Besitos.

Sandra ,  20 de octubre de 2009, 6:37  

tu texto muy lindo y muy bien escrito como siempre...

En relación a tu comentario anterior... pues yo soy de las que me gusta más mirar personalidades e interiores de las mujeres (aunque también me atrae mucho ver tetas)... y te aseguro que no me aburro para nada... al contrario... esa es una gran veta, y más me llama la atención mirar los interiores como el tuyo, tan complejos y sencillos

muchos besitos para tí niña :)

Candela 20 de octubre de 2009, 7:40  

Zayi: Ambos miraban bonito. Ella era hermosa y mujer. Por eso ganó.

Sandra: De nuevo por aquí. Disfrutalo.

Besos, chicas.

Joseba Morales 20 de octubre de 2009, 18:12  

Joer puro morbo¡¡¡ pero se ve que los hombres vamos a donde vamos y de ahi rara vez pasamos.
coño, y sin haberlo pensado me salió un pareado XD

Un besote¡¡¡

manu 21 de octubre de 2009, 9:47  

El título de tu escrito es orientativo; lo particular es que uno imagina una cosa, se imagina que la otra genera incomodidad, para luego provocar lo contrario, siendo aquel la parte del triangulo descartable. Variable y sinuoso, inventaré en mi memoria, que el descarte puede ser efectivo y no solamente recuerdos atesorados.

Salutes
Atte. Manu

Candela 21 de octubre de 2009, 21:29  

Joseba: Sí, salió morboso.

Manu: Gracias por pasarte y dejar tu huella por aquí. Eres un hombre complejo, ¿verdad, manu? ;-)

Besos, chicos.

Euria 21 de octubre de 2009, 22:30  

Preciosa historia que hace que el lector convierta tu triángulo en un cuadrilátero.

Publicar un comentario

Mi mejor regalo, tus palabras.

Related Posts with Thumbnails

  © Blogger template Simple n' Sweet by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP